Cómo afrontar una mudanza de oficina


 

Mudanza de oficina

Consejos para realizar una mudanza de oficina más sencilla

Una mudanza de oficina es diferente en muchos aspectos a la mudanza de una casa, pero si algo tienen en común es el stress que generan. Para poder enfrentarte a una mudanza de la mejor forma posible lo más importante es que seas organizado.

A diferencia de una mudanza de casa, cuando te mudas a tu nueva oficina no dispones de mucho tiempo para embalar y preparar tus cosas antes, ni para colocar y ordenar todo en el nuevo lugar. Ya que un retraso puede tener consecuencias negativas en tu negocio como el descenso de la productividad o la pérdida de clientes. 

Vamos a proponerte algunos consejos para evitar el caos durante la mudanza de tu oficina:

 

1. Antes de desembalar ninguna caja, asegúrate de que el mobiliario de oficina está en el mejor sitio y de la forma más práctica para poder trabajar. 

 

2. Lo primero que debes colocar son la pantalla y el teclado de tu ordenador; colócalos de manera que te resulte cómodo para estar varias horas sentado delante del ordenador.

 

3. Lo siguiente será buscar un sitio para el teléfono, la impresora,disco duro, altavoces, etc. Muchas personas necesitan en su mesa gran cantidad de espacio libre para poder colocar documentos mientras trabajan; es importante que tengas esto en cuenta a la hora de distribuir todos tus aparatos electrónicos.

 

4. Marca los cables con una etiqueta antes de empaquetarlos, indicando a qué aparato pertenece cada uno. Así evitarás encontrarte con un lío de cables al abrir la caja sin saber donde enchufarlos.

 

5. Coloca todo lo relacionado con los proyectos en los que estás trabajando actualmente a mano.

 

6. Libros, carpetas y documentos archivados suelen ser la última cosa por colocar en tu nuevo espacio de trabajo. Escribe en las cajas donde los vayas a guardar que contienen exactamente en vez de poner solo “carpetas” o “documentos”.

 

Al igual que en cualquier otra mudanza intenta ser lo más ordenado posible, tanto en el embalaje como en el desembalaje. Otra cosa a tener en cuenta es que el desembalaje lo hagas fuera del horario laboral.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *